jump to navigation

Despensa y escuela… dejémoslo en despensa. 15/07/2011

Posted by iestrueba in Educación, Recortes.
trackback

Quiero empezar diciendo que soy una profesora que hace ya dos décadas decidió que ese era el camino que quería seguir, no estoy aquí porque la vida no me haya dado otras alternativas, probablemente si las hubiera buscado habrían aparecido; estoy aquí porque quise y porque sigo queriendo.  Soy de una generación  a la que la nueva situación política española, de entonces, le abrió las puertas a la formación a pesar de proceder de una familia  humilde  cuyas posibilidades de desarrollo económico y cultural fueron sesgadas por una España que segregaba a ricos y pobres. A  muchos como a mí, la gratuidad de la enseñanza, las becas, los trabajos esporádicos, la igualdad de oportunidades… nos permitieron coger un autobús que nos llevó  a la Universidad y pudimos llegar a un lugar al que nuestros padres, orgullosos como nunca, jamás hubieran imaginado.

Hoy escribo esta carta como un lamento, con rabia y con indignación porque nunca como hasta ahora había visto tal desprecio hacia la Educación como el que está mostrando, ya a cara descubierta, el gobierno de Esperanza Aguirre. Públicamente se nos denigra haciendo alusión a nuestras horas lectivas semanales, jugando con la propia ignorancia, o la maldad manifiesta, de los que difunden esas infamias. De sobra sabemos los que diariamente pisamos las aulas lo que significa una hora lectiva y de sobra sabemos las tardes y los fines de semana y los silencios nocturnos que dedicamos a preparar materiales, modificar aquello que no funciona, buscar información, formarnos…

Hoy, sin embargo, el ataque orquestado por Esperanza Aguirre tiene como objetivo socavar pilares más profundos, va mucho más allá de quitarnos erróneamente dinero de nuestra nómina (que no se sabe cuándo se devolverá), va más allá de subir las horas lectivas, de cargar la ratio de las aulas hasta límites insostenibles, de eliminar tutorías, de no dar la posibilidad a los alumnos de hacer actividades extraescolares, de suprimir las clases prácticas en los laboratorios, de desprenderse de los asesores técnicos que nos ayudan con los medios tecnológicos, de disminuir en un 12,5% el número de profesores en la Comunidad de Madrid a pesar del aumento sustancial del número de alumnos, de… de su Bachillerato de excelencia (¡qué paradoja!) que segregará a los genios de los ingenios.

Nuestro centro, mi centro, era ya un lugar excelente, pionero en muchos aspectos, y valiente, muy valiente porque cuenta, o contaba, con unos profesores con ganas de trabajar y de abrir las puertas de la vida a esos  adolescentes que han venido poblando nuestras aulas. Ahora, la Comunidad de Madrid ha abierto una grieta insuperable y ha cerrado las puertas, ha denigrado nuestra profesión, ha despreciado  la educación de los  jóvenes y las expectativas y confianza de sus padres.  Los discursos de estos gobernantes están plagados de mentiras, de hipocresías y de perversas intenciones .

No nos engañemos, el ataque no es circunstancial, es orquestado, pensado, procesado y  dirigido a los cimientos. La mentira, la hipocresía, el populismo barato acompañan a nuestra Presidenta; todos estamos  comprobando, con profunda pena, que lo que  desean es hacer revivir  una sociedad segregadora, con derecho reservado de admisión. Eso es política, esa es su política.

¡Qué suerte tuvimos algunos cuando iniciamos el camino! y qué mundo tan injusto les va a tocar vivir a estas nuevas generaciones  si antes no respondemos todos a una.

Paloma Rodríguez Delgado

Catedrática de Lengua y Literatura española

Profesora del IES Profesor Máximo Trueba de Boadilla

Anuncios

Comentarios»

1. Ramón - 15/07/2011

Totalmente de acuerdo, compañera. La impotencia en esta profesión nos va a hacer reventar. Qué poco respeto por los ciudadanos, por los profesores, y sobre todo por los alumnos de la enseñanza pública, la única que ofrece verdadera igualdad de oportunidades.

Hay que salir a la calle y actuar ya, siguiendo el ejemplo de tantos indignados que se rebelan contra el imperio del precio frente al valor, del negocio frente a la solidaridad y la ayuda mutua.
La sociedad de consumo (o el capitalismo, como lo queramos llamar) está agotada y dará ahora sus últimos coletazos violentos. Hay que construir sobre nuevas bases éticas y solidarias otro mundo para nuestros hijos. Cada vez se amplía más la brecha entre ricos y pobres, y vamos a un nuevo feudalismo, con amos y esclavos.

Y estas medidas las toman con toda alevosía, en pleno verano. Pero …
EN SEPTIEMBRE HAY QUE MOVILIZARSE

2. María Jaén - 15/07/2011

Querida compañera Paloma, comparto cada letra, cada palabra, cada oración, cada párrafo de la carta contigo. Vamos a luchar para que la Enseñanza Pública, en la que siempre hemos creído y seguimos creyendo, pueda soportar los terribles recortes a los que de forma indiscriminada e injusta nos estamos viendo sometidos.
Nos vemos el martes.
Un abrazo.
María.

3. Ángeles - 18/07/2011

Paloma, comparto todo lo que dices en el artículo. Me niego a creer que no vayamos a reaccionar ante esto. La alevosía con la que sacan siempre estas medidas debe jugar a nuestro favor esta vez, dándonos tiempo para organizarnos antes de septiembre.

Sinceramente, si tragamos con esto, no se que nos queda ya…

Un abrazo,

Ángeles

4. BIBLOS - 21/07/2011

Me identifico totalmente con todo lo que dices, compañera. Tenemos que hacer algo.
Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: