jump to navigation

Derechos, no privilegios 28/03/2012

Posted by iestrueba in Uncategorized.
add a comment

Esta carta nos la ha mandado la madre de un alumno del instituto, creo que refleja muy bien lo que todos pensamos. Agradecemos a Mª Jesús que al leer esta carta se acuerde de nosotros

DERECHOS, QUE NO PRIVILEGIOS

Según el Diccionario de uso del español de María Moliner,privilegio es la excepción de una obligación, o posibilidad de hacer o tener algo que a los demás les está prohibido o vedado, que tiene una persona por una circunstancia propia o por concesión de un superior. Por el contrario derecho es la circunstancia de poder exigir una cosa porque es justa.

Soy funcionaria, me dedico a la docencia y trabajo en un instituto de educación secundaria, en este país. Y no, yo no tengo privilegios.

El sueldo que cobro es un derecho que me gano honradamente con mi trabajo. Está regulado por un convenio en el que participan y firman todas las partes interesadas. Es transparente, cualquier ciudadano puede saber lo que cobro. Hacienda conoce perfectamente mis ingresos, en mi declaración no cabe el fraude ni la picaresca. Mis ahorros, pocos, están en entidades bancarias completamente controladas por el estado, y no en paraísos fiscales. Me levanto todas las mañanas a las seis y media para ir a trabajar. Cuando regreso estoy cansada, porque, aunque no lo parezca, este oficio es agotador. Diariamente doy cuenta de mi trabajo primero a mis alumnos y por supuesto a sus padres, luego a mi director y si es preciso al inspector de mi zona, porque yo sí tengo jefes. Obtuve mi puesto de trabajo aprobando una oposición, que por si alguien no lo sabe, es una prueba muy dura, y no hubo “enchufismos” de ninguna clase. Si tengo que ir a trabajar en coche, el vehículo es propio y pago la gasolina, yo no tengo coche oficial ni chófer. Si he de quedarme a comer, me pago la comida, yo no cobro dietas. El café y el almuerzo corren por mi cuenta, y hasta los bolígrafos rojos que gasto para corregir los ejercicios de mis alumnos, los compro con mi dinero. Los libros de texto y de lectura que necesito para trabajar, de momento, nos los ceden, gratuitamente las editoriales, tampoco les cuestan un euro a la Administración.

No, yo no tengo privilegios. Alguien podría pensar que disfruto de un mes de vacaciones más que el resto de mortales. Pero durante el curso escolar trabajo prácticamente todos los domingos, y cuando no trabajo en domingo es porque lo he hecho en sábado. Si cuentan todos estos días, verán que suman más de 31, que son los que tiene el mes de Julio. Cuando llevo a mis alumnos de excursión o de viaje, les dedico las 24 horas, dejando a mis hijos y a mi familia.

No, yo no tengo privilegios. Y sin embargo me siento privilegiada. Sí, me siento privilegiada porque considero que mi trabajo es muy importante y valioso y realizo un servicio social. Me siento privilegiada cuando veo crecer y madurar a mis alumnos, los veo superar sus dificultades y aprender, y yo estoy ahí ayudándoles, aunque solo sea un poquito. Me siento privilegiada cuando mis alumnos me saludan por la calle, casi siempre con una sonrisa y cuando hablo con sus padres con la cordialidad propia de quienes comparten objetivos. Me siento privilegiada cuando encuentro a antiguos alumnos y me hablan de sus vidas, de sus éxitos y sus proyectos. Y sobre todo me siento privilegiada porque trabajo rodeada de extraordinarios profesionales que se dejan la piel día a día para llevar a buen puerto esta nave que la Administración se empeña en hacer zozobrar.

Sí, estos son mis privilegios, pero puedo asegurarles que no le cuestan ni un euro al contribuyente. > Con todo, no crean que quiero ponerme medallas, nada más lejos. En el fondo me siento como el siervo inútil del Evangelio, al fin y al cabo solo cumplo con mis obligaciones. Pero es importante no confundir derechos con privilegios. Los recortes en Sanidad y Educación, son recortes en derechos y no en privilegios. Que no os confundan. No veáis enemigos donde hay amigos, ni verdugos donde hay víctimas como vosotros. Confundir es un arma de poder para camuflar al verdadero culpable.

Con todo lo que está cayendo sobre los docentes, lo que más me duele no es la pérdida de poder adquisitivo, sino el menoscabo moral al que se nos está sometiendo. Solo pido a la sociedad, respeto. A los políticos, honestidad, porque muchos han olvidado el significado de esa palabra, si es que lo conocieron alguna vez. También les pido valentía, porque pisotear al débil es de cobardes. Los culpables de esta crisis son mucho más poderosos que nosotros y sí tienen privilegios, que lo paguen ellos. Por la dignidad del docente, que es lo que no nos pueden quitar

Directores de Institutos denuncian que Educación sólo ha dado dos días para entregar solicitudes de adscripción 21/03/2012

Posted by iestrueba in Uncategorized.
add a comment

 

 
Comisión De Educación En La Asamblea De Madrid
Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) –

   El presidente de la Asociación de Directores de Instituto de Educación Secundaria de Madrid (ADIMAD), José Antonio Martínez Sánchez, ha denunciado este miércoles la “poca sensibilidad e ineficacia” de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, que sólo ha dado dos días a los padres de los alumnos para entregar las solicitudes de adscripción de sus hijos a los institutos públicos de la región.

    En la comisión de Educación y Empleo que se ha celebrado este martes en la Asamblea de Madrid, Martínez ha comparecido a petición de PSOE e IU para hablar de las consecuencias de las instrucciones de inicio de curso en los institutos públicos de la región y de la nueva área única educativa que se va a implantar en la región, con los cambios que lleva aparejados.

   “Este curso la regulación ha sido insuperable en cuanto a su rapidez y premura”, ha criticado el presidente, quien ha indicado que el 15 de marzo se publicaron las instrucciones; el 16, se repartieron las solicitudes, y tras tres días festivos “ayer y hoy son los únicos días que tienen las familias para entregar las solicitudes de adscripción” para el instituto adscrito cuando en el año pasado se terminó “en el mes de febrero” en un proceso en el que la horquilla de días que se facilitó a los padres podía rondar los diez días.

   “Aquí la administración ha demostrado poca sensibilidad con las familias y una cierta ineficacia, se podía haber hecho de otra manera”, ha aseverado Martínez, quien ha considerado que el proceso de adscripción ha generado “incertidumbre”.

   En su intervención en la comisión, también se ha referido a la implantación del área única educativa y sus consecuencias en los cambios en la Educación y ha señalado que “los procesos de admisión son muy sensibles” y la experiencia  adquirida “no puede tirarse por la borda”.

   Martínez ha considerado que el sistema “no funciona tan mal”, y en todo caso, lo que hay que hacer es corregirlo, pero “no tirar un sistema que lleva muchos años y perfeccionando a lo largo del tiempo y funciona razonablemente bien”.

   Además, ha destacado que “la verdadera libertad” a la hora de elegir centro es que todos los centros públicos tengan “estándares similares de calidad”.

INICIO DE CURSO “CAÓTICO”

   Martínez, que ha tildado de “caótico” el inicio de curso, se ha referido a la disminución de profesores como consecuencia de las instrucciones de inicio de curso escolar, y ha afirmado que en los centros de mayor tamaño “las cosas se pudieron paliar”, pero la mayoría de los institutos no tienen un tamaño suficientemente grande.

   Así, ha apuntado que, según sus datos, la reducción inicial de profesores fue de un 12 por ciento, cosa que afectó a los horarios, tutorías o a no poder “atender debidamente” a alumnado con necesidades especiales.

   Martínez ha apuntado que con esa disminución del 12 por ciento de profesorado estimaron que se perdían “de 12 a 52 horas” lectivas en función del centro, y en el caso de las asignaturas complementarias “de 78 a 338”.

   Esto “se arregló”, ha explicado y ha señalado que ahora la reducción se sitúa entre el 8 y el 10 por ciento. Con esta situación, el número de clases “se ha mantenido más o menos igual”, pero las complementarias han disminuido en ” 325 horas” en un instituto de un tamaño ya grande, ha explicado.

   “No recuerdo un principio de curso tan caótico, no sólo por las instrucciones y recortes, sino por la forma de gestionarlo. No se han tenido en cuneta peculiaridades de cada centro”, ha sostenido y ha apuntado que el mes de septiembre se caracterizó por las “órdenes y contraórdenes verbales, casi todas contradictorias”.

   Además, ha criticado la actitud “de prepotencia” por parte de la Consejería, y ha afirmado que el profesorado se ha sentido “menospreciados”.

OPOSICIÓN

   En el turno de los grupos parlamentarios, el portavoz socialista de Educación, Eusebio González, se  ha mostrado en contra de algunas medidas llevadas a cabo por el Ejecutivo regional, como el cambio en la puntuación para acceder a un centro educativo.

  “¿Eso es igualdad de oportunidades? Es un derecho de linaje”, ha aseverado González, quien también se ha referido al límite a la presentación de solicitudes de adscripción a los institutos de la región.

   González ha opinado que se trata de “una barbaridad burocrática en una Comunidad de 6,5 millones de ciudadanos”, y además, ha considerado que “la igualdad de oportunidades sólo se produciría si todos los centros ofrecieran lo mismo y en las mismas condiciones”.

  A juicio de González, “de manera premeditada”, la Consejería de Educación hace que esto no se produzca. Además, ha apuntado que la consejera del ramo, Lucía Figar, “pasa por ser la peor consejera de Educación de esta comunidad”.

   “No diga que Figar es la peor consejera del mundo porque me da una risa nerviosa”, le ha espetado el ‘popular’ Juan Van Halen, quien ante las críticas a la posible “segregación” en los centros escolares de la región, ha dicho a las bancadas de la izquierda que el secretario general de IGT de Madrid y el exministro José Blanco han llevado a sus hijos a colegios “elitistas”.

   Siguiendo con las críticas, la portavoz de IU en materia educativa, Eulalia Vaquero, ha criticado las “malditas” instrucciones de inicio de curso, que “provocaron un conflicto de dimensiones muy extraordinarias, que afectó al normal funcionamiento de los centros”.

   A su juicio, los centros aún sufren las consecuencias, con ” recortes brutales en plantillas de profesorado que se han ido paliando gota agota, o profesores dando asignaturas que no son de su competencias”.  “Esas instrucciones se debieron a pésimos gestores de la educación madrileña y a la tozuded a la hora de resolver un conflicto”, ha sostenido.

   Por último, desde UPYD, Ramón Marcos ha preguntado al director si no cree que la libertad de elección pudiera tener efectos positivos, y ha criticado que se está cayendo en el “nacionalismo de los centros educativos”, en el “nacionalismo madrileñista” al favorecer a los hijos de los antiguos alumnos de los centros. “¿Qué pasa con los que venimos de fuera?”, ha concluido.

Entrevista de Xavier Gisbert 26/01/2012

Posted by iestrueba in Uncategorized.
2 comments

Una entrevista sin ningún desperdicio

“Tenemos un sistema educativo que no se orienta a los resultados”

Xavier Gisbert, director General de Evaluación y Cooperación Territorial del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

José Mª de Moya

Última actualización :: 26/01/2012 @ 12:18:47 (GMT+1)

El recién nombrado director general del Ministerio reflexiona en esta entrevista, anterior a su nombramiento, sobre financiación de la enseñanza y sobre modelos de gestión y evaluación. Y defiende una escuela pública que promueva la excelencia.

 La crisis y el déficit público obliga a repensar la financiación de la Educación y en particular la escuela pública, con fórmulas que ya existen en sistemas educativos de otros países. Xavier Gisbert, actual director general de Evaluación y Cooperación Territorial del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes es un experto en estos temas y conoce el modelo anglosajón. En la entrevista, realizada antes de su nombramiento, aborda algunas de estas cuestiones y otros aspectos de la actualidad educativa, como las movilizaciones docentes, y el perjuicio que han producido en los usuarios de la Educación.

En el sector educativo creo que falla la base del “negocio”, que es la atención al cliente. En la escuela no parece que haya esa orientación al usuario. El mundo de la escuela pública está muy cerrado sobre sí mismo, no hay necesidad de satisfacer al usuario. ¿No cree? Porque la LOE lo impide y porque no hay ningún control interno ni externo. No se sabe lo que ocurre hasta que el alumno termina y se sale del sistema. Es un sistema educativo donde los padres meten a sus hijos cuando son pequeños y los recogen cuando terminan, pero en ningún momento tienen certeza de si están aprendiendo lo que tienen que aprender, ni si el profesor está enseñando lo que tiene que enseñar. Aunque la mayoría de los profesores lo hacen, pero sin ese control. Tenemos un sistema educativo que no ha estado orientado a los resultados.

Y en el sector privado, en cambio, por necesidad, tienen que estar orientados al cliente. Sería impensable un director que no supiera de marketing, de números, que sólo supiera de pedagogía. Entendiendo el centro como empresa, efectivamente.

¿Por qué crees que existen recelos a hablar de colaboración entre el sector público y privado? Es un problema cultural e ideológico, sorprendente en un país donde el mundo de la empresa está tan próximo a todos y cada uno de los ciudadanos. Lo difícil es entender por qué en ciertas cosas se permite la colaboración y en otras, se ponen objeciones. Por qué en el servicio de comedor una empresa puede lucrarse, y si un profesor organiza una excursión una empresa de autobuses se lucra, y por qué cuando el suelo es cedido por un ayuntamiento, o cuando se quiere dar un paso más, parece que hay una línea roja que no se sabe por qué ni para qué se ha establecido.

¿El modelo de colaboración que está muy experimentado en el mundo anglosajón es el de centros de titularidad pública con gestión privada?
Pero también pueden ser centros de titularidad privada gestionada con fondos públicos, como nuestros colegios concertados. La novedad aquí sería lo otro: centro público con algún tipo de gestión privada.

De lo que sí tenemos experiencia en España es de algún tipo de gestión privada en los centros públicos, como los comedores que mencionabas o las rutas de transporte. De lo que se trata es de optimizar los recursos y buscar la eficiencia. Para ello cada centro debe hacerse el planteamiento necesario con el fin de obtener lo que necesita, no se debe establecer algo con carácter general sino dar libertad a los centros para que puedan mejorar sus resultados.

¿Se podría caminar en la dirección hacia la que va la escuela Infantil: titularidad pública con gestión privada? En principio no habría ninguna razón para cerrar esa puerta. Es una opción que, si produce resultados positivos, no se debe descartar, sino que hay que fomentarla.

¿Qué eficiencias se pueden lograr con un centro público de gestión indirecta? Se pueden mejorar los recursos, la gestión e incluso la Educación, la enseñanza que se imparte.

Esto sería una tercera vía, el personal contratado por la empresa no sería funcionario. ¿Qué ventaja tendría ese colegio frente a un concertado? De lo que se trata es de optimizar los centros públicos. En general, cuentan con más recursos, suponen un coste superior y sin embargo, aparentemente, la media indica que los centros concertados obtienen mejores resultados académicos. Esto significa que hay margen de maniobra para introducir novedades y mejorar los resultados.

En el fondo, lo que estás proponiendo es que los centros públicos tengan las mismas ratios de eficiencia que los concertados.

Claro, mediante mecanismos de colaboración entre los dos sectores.

Sin necesidad de externalizar completamente la gestión , ¿qué servicios se podrían externalizar en un colegio? En principio no hay por qué poner en cuestión ni la titularidad ni el profesorado. Puede seguir siendo público con funcionarios, pero lo que está claro es que para poder dar pasos en ese sentido hay que conseguir directores profesionalizados, con autonomía, que sean capaces de introducir los cambios necesarios para mejorar, y tienen que tener cierta capacidad para gestionar al profesorado. Hay un elemento fundamental para que el sistema funcione, que es la transparencia. Para poder asegurar ese resultado tiene que haber una evaluación externa que asegure que el sistema funciona correctamente, y que permita incidir donde se vea que es necesario, porque ahora es muy complicado. En Inglaterra, cuando un centro no funciona, se cierra y se abre otro, aquí en España ese control de evaluación no existe.

Más allá de la autonomía curricular, ¿los centros deberían tener control sobre los recursos humanos? Y de gestión también. La normativa actual no permite que el director pueda hacerlo.

¿Y es compatible con nuestro sistema funcionarial que el director tuviera capacidad de elegir al Claustro? Hay que ir dando pasos. En una primera fase, el director debería tener capacidad para seleccionar al profesorado complementario necesario para el centro. El que no es titular de una plaza. Evidentemente, no se puede poner en cuestión la titularidad salvo que sea necesario amortizar alguna plaza. Por ahora, ese tema habría que dejarlo. El director podría tener la capacidad de mantener en el centro a profesores interinos que funcionan bien, o de decidir no mantener aquellos que no funcionan.

El destino definitivo quizá es algo que se podría revisar… Porque es un problema que haya un modelo tan rígido. ¿Esto ocurre en el mundo anglosajón? No, porque no hay funcionarios públicos, son todos contratados, tanto en Inglaterra como en EEUU. Por lo que en principio hay más posibilidad de que el director los contrate o los despida directamente. En el sistema francés, igual que en el español, tienen las plazas en propiedad.

En un esfuerzo de realismo, podríamos no saltar al mundo anglosajón que da vértigo, pero quizá podríamos ir más al modelo francés. No necesariamente al modelo francés, pero sí debemos profesionalizar la dirección de los centros. Hay que promover el liderazgo de los directores, sin duda.

Pero eso choca con las funciones que tiene el Consejo Escolar… A mí me parece que la LOE se contradice al pretender una autonomía que, por otro lado, no permite. El director tiene unas competencias muy limitadas, está sometido a un Consejo Escolar que, a su vez, es un órgano de gestión. Por lo tanto, en la estructura que establece la LOE, el director es uno más dentro de un mecanismo, de un engranaje. El sistema de selección también es un paso atrás en cuanto a calidad, y el director está condicionado por quienes le apoyan. No se le debe nombrar como un favor, sino porque es la persona adecuada.

En debates de este tipo, hay quien apuesta por un perfil profesional ajeno al mundo de la docencia, un técnico con formación empresarial, por ejemplo, y otros piensan que esto no es tan bueno. Vamos a ver, en Francia, para ser director, no hay que ser docente. Lo que pasa es que la mayoría de los directores primero son profesores y acceden a ese cuerpo mediante una oposición. Que el director sea profesor, a mí me parece bien si se establece como carrera profesional docente. La dirección es una de las vías de promoción profesional que tiene el docente. Pero, en cualquier caso, tenga o no experiencia docente, ese director tiene que tener una formación que le permita gestionar ese centro de manera adecuada y que tenga una visión de la Educación que no sea exclusiva del centro, sino que sea general, para poder poner en marcha actuaciones que reviertan en beneficio del centro. Ahora, muy difícilmente un director puede ser líder porque la estructura en la que está inmerso le pone demasiadas limitaciones.

En su momento se habló de la figura del administrador. De hecho, se creó y se puso en marcha, pero fue un desastre. ¿Por qué? Ahí volvemos a la misma duda que con el director: el secretario de un centro, ¿tiene que ser profesor? Estamos en las mismas: ¿tiene que saber gestionar, saber contabilidad? No sé hasta qué punto el equipo directivo tiene que estar compuesto por docentes, es un debate interesante. En cualquier caso, lo sean o no, deben tener algo más.

Sean técnicos o profesores, ¿tienen que tener formación empresarial? Lo que nunca ha tenido sentido es que un año el director sea el profesor de Matemáticas, al año siguiente el de Inglés, al siguiente el de Educación Física… y lo mismo pasa con el secretario. En principio no hay nada que asegure que por ser profesor de una asignatura se pueda ser un buen secretario o un buen jefe de Estudios.

Volviendo a la contratación de profesores, ¿existe actualmente esa posibilidad? Sí, hay colegios y AMPA que subcontratan monitores de refuerzo. Pero es un tema difícil de entender. La defensa a ultranza de una escuela pública está sin definir. La escuela pública lo que tiene que hacer es formar lo mejor posible a los jóvenes y prepararlos para su vida laboral de la mejor manera. Los procesos que se sigan deberían ser secundarios. Si son negativos habría que excluirlos, pero si son positivos, ¿por qué no contar con ellos? A mí siempre me ha llamado la atención la obsesión por la defensa a ultranza de una escuela pública que nadie conoce; y ese rechazo a lo que suena a beneficio y a lucro.

¿La escuela pública tiene una entidad propia? ¿Cree en ella como modelo educativo? Yo soy defensor de la escuela pública, pero no de la que algunos dicen defender. Soy funcionario, mis únicos intereses en Educación están en la escuela pública, y si alguien tiene interés en defenderla somos sin duda los que estamos dentro. Pero una cosa es que la titularidad sea pública y otra que los procedimientos que se sigan sean variados. Es decir, si estamos a favor de la libertad es difícil cerrar puertas a cualquier iniciativa, venga de donde venga. Si el objetivo es coartar la libertad… Llevamos 20 años con un sistema educativo que produce de manera tozuda malos resultados, y sin embargo tenemos muchos recursos. Algo hay que hacer.

Algunos, como el movimiento de la “marea verde”, piensan que hay modelo educativo exclusivo de lo público. No, para mí la escuela pública es toda la que está financiada con dinero público, incluida la Concertada.

El único rasgo diferenciador entonces es la financiación. Pero hay un elemento, que es el proyecto educativo común, implícito en el eslogan “Escuela pública de todos y para todos”. No creo que sólo sea eso. Siguen un modelo de igualitarismo para todos, que es el de una escuela que no busca la excelencia, cuando en realidad la escuela tiene que sacar lo mejor de cada uno. No todos somos iguales, ni todos los alumnos son iguales. Unos llegan a niveles inferiores y otros superiores, pero tienen que sacar lo máximo. Una escuela pública mala es la que tiende a la mediocridad, la que pretende que todos los alumnos salgan juntos. La escuela pública en la que yo creo es la que busca la excelencia, que saca mayor partido de cada uno.

¿Puede ser que consideran que el modelo público tiene unas características que no tiene el resto de escuelas, y que son exclusivos de la enseñanza pública? Hay centros concertados que no tienen un ideario particular, cooperativas de profesores, etc. A mí lo que me cuesta mucho trabajo entender es que alguien defienda una escuela pública que es mala, y que la siga defendiendo. Defienden un modelo malo y no por razones educativas, porque cuando es algo malo hay que mejorarlo. Llevamos 20 años con un modelo que ha fracasado, y hay gente que lo sigue defendiendo. Entonces ¿cuál es el objetivo? Es algo ideológico, algo más visceral.

¿En la Comunidad de Madrid –donde tú has sido director general– se pretenden buscar fórmulas de gestión indirecta? Lo que deja claro la Comunidad de Madrid es que cree en la libertad. Partiendo de ese principio, hay muchas iniciativas que tienen cabida. El error sería mantener algo que no funciona.

Con premeditación y Aguirresía 02/01/2012

Posted by iestrueba in Uncategorized.
add a comment

Lola M*.- Aprovechando que Rajoy ya se iba a encargar de hacer ruido dando malas noticias a todos los ciudadanos, esta semana Aguirre ha acabado de dar el golpe de gracia a los profesores de la enseñanza pública madrileña entre campanada y campanada, sin que apenas se le oiga. Han sido tres los regalos:

-A partir de ahora, cuando un funcionario esté de baja más de cuatro días, la Comunidad de Madrid dejará de pagar el 40% de complemento del sueldo. En el resto de comunidades sí seguirá cobrando la totalidad cuando la baja sea justificada, pero en Madrid se decide atajar de este modo el absentismo laboral. Podría pensar alguno que más útil sería reforzar la inspección médica y directamente quitar la plaza de funcionario al caradura que pide y al que concede una baja falsa, pero más fácil y más económico sale que si te tienen que operar de apendicitis te quedes sin el 40% del sueldo. No haber enfermado, dirán.

-Una de las protestas de los profesores en los últimos meses es el tener que cumplir un horario a todas luces ilegal y cuyo recurso se había ganado en numerosas ocasiones. Iba en contra de una orden reguladora de 1994 que establecía entre 18 y 21 horas lectivas y 27 de permanencia en el centro, compensando dos horas complementarias por cada hora que se pasase de las 18 lectivas. Como las 20 horas lectivas impuestas por las instrucciones de inicio de curso en Madrid hacían imposible la existencia de guardias y reuniones para el correcto funcionamiento del centro, éstas se metieron con calzador en el horario, provocando que incumpliera la legislación vigente. Esto se ha subsanado con una nueva ley aprobada el pasado 28 de diciembre en la se exigen 30 horas de permanencia en el centro (es decir, todas las horas lectivas de los alumnos) y en lugar de 20 amplía a 21 las horas lectivas del profesor. Únicamente deja 7,5 horas semanales de preparación de clases, corrección de exámenes y formación, es decir, hora y media cada tarde presuponiendo que no se hace nada los fines de semana. No suelo escribir estos artículos en primera persona pero esta vez haré una excepción: además de toda la mañana, sin duda me paso más de tres horas cada tarde trabajando y, por supuesto, muchos fines de semana. Lo mismo hacen la mayoría de mis compañeros. Puede que sea el momento de cumplir con la normativa que impone Aguirre y trabajar sólo por lo que nos pide por ley, ni una hora más. Se acabó el resolver dudas por mail a las doce de la noche, corregir todos los exámenes para el día siguiente, preparar a ordenador todos los apuntes para los alumnos o mantener al día las webs de cada grupo. Si nos piden “sólo 37.5 horas”, eso cumpliremos.

Hay que destacar que existe una serie de derechos que no se tienen en Madrid. En el resto de comunidades, los profesores mayores de 55 años tienen una reducción de 2 horas lectivas. Además, los profesores están a 18 horas lectivas y los jefes de departamento a 15 para compensar por su cargo. Esto supone que un jefe de departamento mayor de 55 años en Madrid trabajará prácticamente el doble de horas que uno de Castilla y León cobrando lo mismo (o menos).

– Como último regalo, Aguirre nos deja estas declaraciones:

http://www.youtube.com/watch?v=_ApQ6TwTtOA&feature=player_embedded

En este vídeo afirma que “los interinos son empleados que entraron a dedo y que no han preparado unas oposiciones” para justificar que se dejen de contratar entre el curso pasado, éste y el siguiente (con la subida a 21 horas) miles de interinos. Pongo un ejemplo: en las oposiciones pasadas, un amigo sacó un 9.54 en la oposición por inglés. Como no tenía puntos previos de experiencia, se quedó sin plaza y más allá del 400 en la lista de interinos. Por supuesto, con los recortes no le han llamado. Decirle a ese chico (o a cualquiera de los miles de interinos que han aprobado los exámenes de la oposición) que “entra a dedo y no preparó la oposición” es poco menos que insultarle. Igual Aguirre confunde a los interinos, obligados a preparar oposición, con los profesores que son contratados en la enseñanza concertada y privada. Estos últimos es de suponer que están igual de bien preparados pero sí entran a dedo sin necesidad de haber pasado por ningún proceso selectivo transparente, aunque su sueldo también provenga íntegro de las arcas públicas.

Conviene recordar que en 2008 el número de trabajadores del sector público en España era el 12,75% de la población activa mientras que en Finlandia era el 24.6% o en Dinamarca el 31.3%. En educación la media también está por debajo de la Unión Europea, donde sólo Bélgica supera a España en centros concertados.

Añade Aguirre que “los de las camisetas verdes van a hacer una cabalgata, no sea que pensemos que siguen de vacaciones”. La frase habla por sí sola.

También cree que “todo aquel profesor que se necesite contratar a juicio del director del centro será contratado”. Que se lo digan a los cientos de directores a los que les han recortado la plantilla después de haberla recortado previamente por las 20 horas. Se ha pasado de hacer entre 3 y 4 guardias a hacer sólo una, se eliminan muchísimas actividades extraescolares y no hay horas de profesores para desdobles, laboratorios ni bibliotecas. Sólo han concedido los profesores justos para las 20 horas lectivas sin desdobles. Ya quisieran los directores poder pedir más profesores, la plantilla se cierra desde arriba, no desde los centros.

Siempre nos cabrá la duda de si Aguirre afirma lo que afirma por puro desconocimiento. A veces no se sabe qué es peor.

Lo que la crisis ha conseguido a la perfección es que la mayor parte de la sociedad considere privilegio todo aquel derecho que se ha ido consiguiendo en años pero que se tarda días en eliminar. Probablemente si en lugar de 30 horas lectivas se nos pidieran 50 o no se nos cubriera ni ese 60% de sueldo en las bajas, muchos también lo verían bien: somos funcionarios y además, profesores, es decir, la escoria laboral. Junte una crisis con la política liberal de Aguirre y elimine entre aplausos la enseñanza pública en un curso académico.

* Lola M. es profesora en un instituto público de Madrid

Volvemos el 17-12 tod@s junt@s de nuevo 15/12/2011

Posted by iestrueba in Uncategorized.
add a comment

CARTA DE UNA EX-ALUMNA DE RIVAS 15/12/2011

Posted by iestrueba in Uncategorized.
2 comments

A mis profesores.

Estimad@s Profesores: Os debo esta carta.

Siento que tenga que venir en circunstancias tan negras para tod@s, en las que somos testigos del derrumbe del Estado del Bienestar como lo concebíamos, cuando la Educación, la Sanidad o la Cultura eran intocables. Hoy, somos testigos del ataque sistemático de los derechos laborales. Somos testigos de la brecha, cada vez más grande, entre los que tienen y los que no pueden tener. Testigos de la destrucción de todo aquello que tanto os costó construir a tantos de vosotr@s, desde la calle, desde las tizas, desde los barrios, iluminando el camino tras este pasado oscuro que persigue a nuestra Historia.

Os debo esta carta, Profesores, porque habéis pasado de ser testigos a ser protagonistas, en esta Huelga Verde que demuestra que en las aulas se cocina algo más que títulos y promociones mudas: que se cuecen almas y conciencias. Y no puedo estar más orgullosa. En vuestra compañía he aprendido mucho, y ya es hora de devolveros el favor.

Quizá la Señora Aguirre no tuvo la suerte de aprender lo que yo he aprendido con vosotr@s. Quizá, ensimismada en sus colegios del Opus, en su educación nacional católica, recta y moral, no supo entender que hay cosas que se escapan de los libros. Quizá ella ha no ha entendido que Madrid es algo más que el tablero de su Monopoly del poder particular; no sabe que en las calles de Madrid caía muerto Max Estrella para recordarnos que el esperpento no está tan lejos de algunas realidades, que en Madrid se pasearon Buero Vallejo, Fernán Gómez o Miguel Hernández para recordarnos hoy lo duro que era aquel entonces. Quizá tampoco le enseñaron que una división no sólo sirve para calcular astronómicas facturas, sino que también sirve para repartir y para compartir, como anoche compartían agua y bocadillos los alumnos que se sentaron a defender sus institutos. Quizá tampoco pudo comprender que el Francés sirve para decir algo más que Sarkozy, que también sirve para decir palabras tan hermosas como “rebelle” “partenaire” o “toujours”. Que la filosofía, aparte de ser un montón de libros incomprensibles, habla de sociedad, de respeto o de ciudadanía. O que las actividades extraescolares no sólo forman aficionados, karatekas, pintores o actrices: forman amigos y compañeros. Que la educación no se mide por las horas que uno trabaja, sino por las que uno se implica, que suelen ser, afortunadamente, muchas más.

Si Esperanza no supo aprender esto, quizá, -y sólo quizá,- debiéramos explicarle, debiéramos contarle, que yo tuve algo que ella no debió tener. Unos profesores que me enseñaron a superarme cuando no podía dar una vuelta más alrededor del patio. Que me llevaron a conocer sitios a los que jamás hubiera ido, aunque ello les costase el tiempo, el dinero y algún que otro quebradero de cabeza bregando con autocares llenos de hormonas adolescentes. Debería contarle que me alentaron a seguir, que enfrentaron mis impertinencias y compartieron mis alegrías, en el momento en el que me enfrentaba, pasito a paso, a lo que los adultos llamaban “futuro”. Que no he vuelto a encontrar, en Facultad, Máster ni Seminario alguno, personas que aprendieran mi nombre para enseñarme, que entregaran decenas de exámenes corregidos con ojeras del día anterior, o que prestaran horas de su tiempo para intentar meternos en la cabeza esos programas imposibles que debíamos aprender para la Selectividad y que, como suele pasar, se envolvían en infames libros de texto y planes de estudios más infames aún.

Y aunque no sirviera de nada explicárselo, tras esa sonrisa de suficiencia y ese despotismo hacia todo lo que huela a progreso, me gustaría poder decirle que la compadezco. Alguien que pensaba que “Sara Mago” era una escritora no merece menos que mi lástima. Pero esta carta no es para ella. Es para vosotr@s.

…Porque cuando pensaba que no podríais enseñarme nada más, vuelvo a aprender de nuevo. Gracias por defender lo Público, lo nuestro, lo que es de todas y todos, que tanto cuesta lograr y tan frágil es de mantener. Y como dijo Celaya, ¡a la calle, que ya es hora!

Irene es licenciada en Periodismo y termina ahora en Praga su licenciatura en Ciencias Políticas.

Un artículo de Carles Capdevila (periodista y padre) 21/11/2011

Posted by iestrueba in Uncategorized.
9 comments
Se agradece esta opinión sobre nuestra profesión

‘Una siesta de doce años’   

Carles Capdevila / Periodista
Educar debe de ser una cosa parecida a espabilar a los niños y frenar a los adolescentes. Justo lo contrario de lo que hacemos: no es extraño ver niños de cuatro años con cochecito y chupete hablando por el móvil, ni tampoco lo es ver algunos de catorce sin hora de volver a casa. Lo hemos llamado sobreprotección, pero es la desprotección más absoluta: el niño llega al insti sin haber ido a comprar una triste barra de pan, justo cuando un amigo ya se ha pasado a la coca. Sorprende que haya tanta literatura médica y psicopedagógica para afrontar el embarazo, el parto y el primer año de vida, y que exista un vacío que llega hasta los libros de socorro para padres de adolescentes, esos que lucen títulos tan sugerentes como Mi hijo me pega o Mi hijo se droga . Los niños de entre dos y doce años no tienen quien les escriba. Desde que abandonan el pañal (¡ya era hora!) hasta que llegan las compresas (y que duren), desde que los desenganchas del chupete hasta que te hueles que se han enganchado al tabaco, los padres hacemos una cosa fantástica: descansamos. Reponemos fuerzas del estrés de haberlos parido y enseñado a andar y nos desentendemos hasta que toca irlos a buscar de madrugada a la disco. Ahora que al fin volvemos a poder dormir, y hasta que el miedo al accidente de moto nos vuelva a desvelar, hacemos una siesta educativa de diez o doce años.
Alguien se estremecerá pensando que este período es precisamente el momento clave para educarlos. Tranquilo, que por algo los llevamos a la escuela. Y si llegan inmaduros a primero de ESO que nadie sufra, allá los esperan los colegas de bachillerato que nos los sobreespabilarán en un curso y medio, máximo dos. Al modelo de padres que sobreprotege a los pequeños y abandona los adolescentes nadie los podrá acusar de haber fracasado educando a sus hijos. No lo han intentado siquiera. Los maestros hacen algo más que huelga o vacaciones, y la educación es bastante más que un problema. Pido perdón tres veces: por colocar en un título tres palabras tan cursis y pasadas de moda, por haberlo hecho para hablar de los maestros, y, sobre todo sobre todo, porque mi idea es -lo siento mucho- hablar bien de ellos. Sé que mi doble condición de padre y periodista, tan radical que sus siglas son PP, me invita a criticarlos por hacer demasiadas vacaciones (como padre) y me sugiere que hable de temas importantes, como la ley de educación (es lo mínimo que se le pide a un periodista esta semana). Pero estoy harto de que la palabra más utilizada junto a escuela sea ‘fracaso’ y delante de educación acostumbre a aparecer siempre el concepto ‘problema’, y que ‘maestro’ suela compartir titular con ‘huelga’. La escuela hace algo más que fracasar, los maestros hacen algo más que hacer huelga (y vacaciones) y la educación es bastante más que un problema. De hecho es la única solución, pero esto nos lo tenemos muy callado, por si acaso. Mi proceso, íntimo y personal, ha sido el siguiente: empecé siendo padre, a partir de mis hijos aprendí a querer el hecho educativo, el trabajo de criarlos, de encarrilarlos, y, mira por donde, ahora aprecio a los maestros, mis cómplices. ¿Cómo no he de querer a una gente que se dedica a educar a mis hijos? Por esto me duele que se hable mal por sistema de mis queridos maestros, que no son todos los que cobran por hacerlo, claro está, sino los que son, los que suman a la profesión las tres palabras del título, los que mientras muchos padres se los imaginan en una playa de Hawai están encerrados en alguna escuela de verano, haciendo formación, buscando herramientas nuevas, métodos más adecuados. Os deseo que aprovechéis estos días para rearmaros moralmente. Porque hace falta mucha moral para ser maestro. Moral en el sentido de los valores y moral para afrontar el día a día sin sentir el aprecio y la confianza imprescindibles. Ni los de la sociedad en general, ni los de los padres que os transferimos las criaturas pero no la autoridad. ¿Os imagináis un país que dejara su material más sensible, las criaturas, en sus años más importantes, de los cero a los dieciséis, y con la misión más decisiva, formarlos, en manos de unas personas en quienes no confía? Las leyes pasan, y las pizarras dejan de ensuciarnos los dedos de tiza para convertirse en digitales. Pero la fuerza y la influencia de un buen maestro siempre marcará la diferencia: el que es capaz de colgar la mochila de un desaliento justificado junto a las mochilas de los alumnos y, ya liberado de peso, asume de buen humor que no será recordado por lo que le toca enseñar, sino por lo que aprenderán de él.
Carles Capdevila / Periodista
Muchas gracias, opiniones como esta nos hace sentir que nuestro trabajo es importante

Un caso real (del blog apuntes de un profe de lite y lengua) 19/11/2011

Posted by iestrueba in Uncategorized.
add a comment

Un caso real y concreto de la pública

Teresa es guineana. Vino a España a finales de septiembre y, aunque empezó en 3º de la ESO por edad, se consiguió bajarla a 1º de la ESO, aunque su nivel curricular podría equivaler a 2º grado de Primaria.
Estuvo en mi clase menos de una semana y la pobre no se enteraba de nada y parecía asustada por todo. Normal. Este grupo, pese a que no es malo, es un poco caótico y es difícil mantener si no el silencio, sí al menos un poco de orden. Apenas pude prestarle atención y eso que es un grupo pequeño al ser la referencia del grupo de diversificación. Ahora me pesa, veréis por qué:
Hablo de Teresa pero resulta que Teresa no se llama así y tampoco su edad es la que figura en sus papeles. Están falsificados para que pudiera entrar a España. Sus padres están en Guinea y vivía con la prima de su madre (al menos al principio) y quince personas más en un pequeño piso sin calefacción, cuidando de la hija de cuatro años de esta prima, que por lo visto volvió a Guinea dejando a la niña al cuidado de otra niña.
En una tutoría (de esas que la Comunidad de Madrid podría permitirse suprimir) se habló de los malos tratos y aunque en ese momento no demostró ninguna reacción (parece como bloqueada, como ausente, su rostro es una especie de máscara), al día siguiente, en clase de compensatoria (con la media profesora de compensatoria que comparte centro gracias a los recortes), rompió a llorar. Preguntándole, mi compañera se enteró de que la niña recibía insultos, vejaciones y golpes. Y eso era sólo la punta del iceberg. La cosa era tan seria que se derivó a la orientadora. Las dos, junto con el director, estuvieron el viernes en comisaría desde las dos y media hasta las ocho de la tarde para trasladar la denuncia (y eso que probablemente habrían superado esas 20 horas semanales que trabajan según nuestra Presidenta o nuestra futura alcaldesa).
Ahora Teresa, o como quiera que se llame, puede esbozar por primera vez desde que llegó a España alguna sonrisa porque, imagino que gracias a los Servicios Sociales (otro servicio público donde los recortes se han dejado notar, pero esa es otra historia), está en una residencia, no pasa frío, no tiene que encargarse de ningún niño pequeño a cambio de amenazas y humillaciones, no tiene por qué levantarse a las seis de la mañana ni acostarse a las doce de la noche (para hacer los deberes a partir de las once), no volverá a pasar hambre y podrá incluso permitirse tener ropa interior, así como ropa de abrigo.
Me decía nuestro director que lo que le preocupa (aparte de conseguirle los libros de texto, aunque sea a costa del exiguo presupuesto del centro) es cuántas Teresas podemos tener en nuestras aulas sin que nos enteremos, cuántos casos que exigen nuestra implicación y nuestra cada vez mayor falta de recursos se estarán produciendo. Es un pensamiento que no se tienen ni que plantear los centros concertados. Esos niños no pisan sus centros, a pesar de que también los pagamos.
Expongo este caso concreto porque me parece la mejor manera de defender a la Pública. Y quiero que sea concreto porque estoy harto de las generalidades con las que unos van a ganar las elecciones, diciendo que “la creación de empleo es la más importante de las políticas sociales”, señalando vacuamente que la inmigración es uno de los grandes retos del siglo XXI, instándonos a sumarnos por el cambio, recordándonos que la sanidad es una de sus prioridades (no como la educación, que ni aparece en el apartado de las ideas de su página web), a pesar de que no se molestan ni en especificar cómo van a conseguirlo.
Todos deberían saber el calado de una política que recorta en este tipo de cuestiones y que ponen en peligro a todas las Teresas que siguen sin encontrar ayuda antes de entregar su voto sin pensarlo bien. Porque las generalidades encubren futuras acciones que atentan contra Teresa. ¿O es que de verdad creen todavía que el jueves 17 vamos a nuestra octava jornada de huelga por dos horas de más, o que el conflicto educativo está solucionado porque seguimos dando clase?

CUATRO MESES DE MAREA VERDE 11/11/2011

Posted by iestrueba in Uncategorized.
1 comment so far
Impresionantes niveles de movilización y creatividad en las formas de protesta que la comunidad educativa está desarrollando en la Comunidad de Madrid. Padres, profesores y alumnos están luchando con todos sus medios para defender la educación pública. El sábado pasado hubo una manifestación interestatal en Madrid a la que acudieron 100.000 personas.
Lo sucedido en los últimos 4 meses se refleja en esta recopilación

4 meses de Marea Verde
Este es un breve resumen de todas las acciones desarrolladas por la “Marea Verde” desde que la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid publicó las Instrucciones de inicio de curso 2011/12.
08/07: comunicado de ADIMAD pidiendo revisión de las instrucciones.
13/07: manifestación ante el Ministerio de Educación.
13/07: los sindicatos comienzan las acciones legales contra los recortes.
14/07: la FAPA exige la anulación de las instrucciones.
18/07: la CEAPA pide al Ministerio que actúe.
19/07: primeras movilizaciones en los centros en contra de los recortes.
20/07: asamblea de profesores en el IES Beatriz Galindo.
26/07: asamblea de profesores en el IES San Isidro.
26/07: comunicado de ADIMAD pidiendo la dimisión de Lucía Figar.
AGOSTO
02/08: la FAPA exige la derogación de la Orden de 29 de julio sobre tutorías.
05/08: modelo de reclamación para padres preocupados por la Pública.
09/08: la asamblea de Educación de Fuenlabrada hace públicos los recortes.
11/08: comunicado de la CEIM contra las instrucciones.
13/08: elaboración de una carta de los profesores a las familias para difusión.
23/08: petición de dimisión de Lucía Figar en “Actuable“.
30/08: Granados: “La huelga tendrá escasísimo apoyo“.
30/08: la carta de Aguirre en la nómina, comentada en “Eso de la ESO“.
31/08: pruebas de la manipulación de la carta de Aguirre por el PP.
31/08: asamblea de profesores en el auditorio Marcelino Camacho.
SEPTIEMBRE
01/09: encierro en la DAT Capital de varios miembros de las Juntas.
01/09: carta a los medios de comunicación explicando las movilizaciones.
02/09: el cuerpo de inspectores también cuestiona la eficacia de los recortes.
05/09: cacerolada de profesores contra los recortes.
06/09: asamblea informativa de la FAPA.
07/09: comienzan los encierros protesta en los IES.
08/09: asamblea de profesores en el salón de actos de UGT.
10/09: estonoeseducacion nos explica el trasvase de la Pública a la privada.
10/09: artistas e intelectuales firman un manifiesto en defensa de la Pública.
11/09: recopilación de SoyPública de las movilizaciones en los IES: Colmenarejo, Latina, Aranjuez, El Espinillo, Guadarrama, Zona Sur, Fuenlabrada, Vicálvaro, Puerta Bonita, Leganés, Mirasierra, Rivas, Getafe, Móstoles, Torrejón, San Sebastián de los Reyes, Fuencarral, etc., etc.
12/09: el video de ”Comunión y liberación” es comentado en prensa nacional.
14/09: MAREA VERDE. 70.000 personas. E.P., 20m, ABC, El Mundo
17/09: coacciones de las DAT hacia la retirada de carteles y pancartas.
19/09: informe de la FAPA sobre los recortes educativos.
19/09: un centenar de personas se encierra en el IES Juan de la Cierva.
20/09: HUELGA 84%.
20/09: MAREA VERDE. 90.000 personas.
21/09: HUELGA 80%.
21/09: Cadena Verde rodeando la Consejería.
22/09: HUELGA 53%, aunque Aguirre anunció que era ilegal.
22/09: varias manifestaciones en defensa de la Pública.
26/09: videos de apoyo por reconocidos artistas de la Pública.
28/09: MAREA VERDE. Concentración de 3.000 personas.
29/09: Artística hace un réquiem de la Pública en la Plaza Mayor.
Septiembre/octubre:
OCTUBRE
04/10: HUELGA 71%.
04/10: MAREA VERDE. 68.000 personas.
05/10: HUELGA 70%.
05/10: perfecta presentación para comprender los recortes.
05/10: Marathon Verde de Guadarrama a la Consejería de Educación.
05/10: las represalias de la Consejería a los docentes.
08/10: MAREA VERDE (fiesta Retiro) por la FAPA: 15.000 personas.
13/10: MAREA VERDE, concentración en la Consejería.
14/10: cadena humana en Loranca.
15/10: MAREA VERDE en las manifestaciones del 15-O.
19/10: Encierro de la CGT en la Dirección General de Recursos Humanos.
20/10: MAREA VERDE.
22/10: MAREÓN VERDE. 100.000 personas.
4 meses de movilizaciones, asambleas y reuniones, huelgas, manifestaciones multitudinarias, concentraciones, encierros en los IES y en las administraciones, campañas de información y concienciación, videos, debates, charlas, declaraciones, esfuerzo…
ESTAMOS HACIENDO HISTORIA:
¡AHORA TENEMOS MÁS FUERZA QUE NUNCA!
EN DEFENSA DE LA ESCUELA PÚBLICA:
¡¡NO NOS PARARÁN!!

Crónica Verde 11/11/2011

Posted by iestrueba in Uncategorized.
add a comment
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.